miércoles, 10 de mayo de 2017

En doce años





León Molina que acaba de revelarse como un esforzado editor de aforismos ajenos, ha reunido en Esperando a los pájaros del sur la poesía que ha publicado entre 2004 y 2016: El son acordado (2004), Llegar (2010), El taller del arquero (2014) y Un hombre sentado en una piedra (2016). En algunos casos ha corregido y suprimido poemas. Ofrece, además, nueve inéditos. Según él llega al final de un ciclo. No sé. En cualquier caso, me parece una buen oportunidad para llegar, mediante este compacto volumen que los junta, a los libros de uno de los poetas españoles que, saliendo prácticamente de la nada, sacudiéndose la inadvertencia a la que desde luego no era acreedor, más me han interesado en tiempos recientes, ya sea en los haikus y los textos breves, ya en las meditaciones, ya en las observaciones de la naturaleza, que permean, a su vez, las categorías anteriores.
     De los poemas nuevos podría destacar "Parásito", donde el protagonista de los versos se fija en una muchacha que sufre pero a la que el sufrimiento hace más hermosa, "sus rasgos adornados por la pena." Así lo cierra: 

Soy un parásito que se alimenta
de su dolor.

La alegría, como la vida, 
se abre paso en nosotros
sin mucho miramiento.

No hay comentarios: