viernes, 27 de octubre de 2017

Falso optimismo



No es cierto que sonría a todas horas,
también me vence a veces la acedía.
La sombra se entreteje con el día,
lo mismo que en las hojas las esporas.

¿En qué lazo, optimismo, te demoras,
que parece que estás y todavía
no me llegas, y así la cercanía
se tiñe de tu ausencia? ¿Dónde moras?

Los juegos de palabras son el luto
que guarda mi silencio; las salidas,
entradas en la noche de mi centro.

Con orejeras ando como el bruto
que carga en sus alforjas las heridas

que manan y rebosan de su adentro.

No hay comentarios: