Palabras, palabras, palabras






En el otoño, como en la primavera, se concentra la mayor parte de novedades editoriales del año, y también sucede así con las presentaciones y actividades relacionadas con la literatura. Estos días ha comenzado en Sevilla su Feria del Libro Antiguo, que precede o sigue, según la perspectiva de cada cual, a la otra Feria del Libro, este nuevo, que se celebra en mayo y que este año incorpora importantes novedades, de las que hablaré aquí llegado el momento.
     Mientras, mi mesa de trabajo se va poblando de papel -palabras, palabras, palabras-, particularmente de libros de poesía que a duras penas consigo hojear, aunque siempre procuro dedicarles atención. Entre estos, en notable número, los de La Isla de Siltolá, que también anuncia la incorporación de un nuevo y joven editor: Jaime Sánchez Martín. Algunos de los libros leídos recientemente son Segundo domicilio de Rafael Banegas (Barcelona, 1989), La danza de la vieja de Ana Martínez Castillo (Albacete, 1978), Estado líquido de Antonio Rodríguez Jiménez (Albacete, 1978) y Nuestra orilla salvaje de Rosario Troncoso (Cádiz, 1978), todos ellos en la colección Tierra. Curiosa la colección del año de nacimiento de tres de los cuatro poetas, y nada casual (porque ya sabemos el gran momento poético que vive Albacete) la procedencia de la mitad de ellos.


 

  

Pero no es esa la única colección de la editorial sevillana: también he leído varios títulos de Siltolá Poesía, en formato algo mayor. Los traeré aquí en una próxima entrada.

Comentarios