sábado, 30 de diciembre de 2017

Lectura de Luis Felipe Fabre





Me fui a México con la maleta llena de ejemplares de Estación Poesía y de mis libros. Una vez puestos en manos de los interesados y obsequiados a algunos posibles lectores, el hueco en la valija me permitió arramplar con un buen número de volúmenes que adquirí en la FIL, que sumados a los regalados por sus editores o autores supuso volver otra vez con el equipaje repleto de literatura. Entre mis adquisiciones más notables, un fino librito de Luis Felipe Fabre (Ciudad de México, 1974): Poemas de terror y de misterio (Almadía, 2013). Lo compré en el módulo de la editorial, en medio de una shopping spree a la que me animó la copa de mezcal a la que fui invitado (Almadía tiene su sede en el mezcalero estado de Oaxaca).
     Fabre, que acaba de publicar en Sexto Piso Escribir con caca, un ensayo sobre Salvador Novo, hace una poesía en la que reina la cultura pop y el desparpajo, el cine y la publicidad, sin eludir la alta literatura. Así, en el volumen en cuestión conviven (o conmueren) los zombis con Sor Juana Inés de la Cruz y los especialistas en la obra de Primero sueño. El humor es un arma difícil, y Fabre lo emplea con puntería, al tiempo que es un maestro en la construcción y estructura del poema, nunca solemne, siempre chispeante. Estoy deseando dar por despachada esta nota para releer Poemas de terror y de misterio.

No hay comentarios: