En Crátera






De niño y adolescente pasaba por Catarroja cuando iba en tren de Valencia a Cullera. Publicar ahora en esta revista de allí es como si descarrilara el tiempo.

Comentarios