jueves, 30 de agosto de 2018

Cíclica






Contempla el sol, cómo nos copia
y sigue nuestros pasos por el aire
como un cachorro que domesticamos.

Se alza, se ilumina, va bajando
–can al que vence la fatiga–,
para ponerse luego, horizontal,
cenizas o cadáver que se entierra.

Y somos ese perro que nos trae
su pelota lanzada que no vuelve.                                                                                                                                                    

No hay comentarios: