Las tejas





Cuando ya el cielo luce,
aún las tejas guardan la borrasca,
bandada de pardales
con las alas mojadas.
Ayer brillaban mucho
en la mañana
bajo el sol prolongado
tantas semanas.
Barro cocido
hijo del sol y el agua,
hoy se oscurecen
tras de beber el alba,
húmedas de humus
y líquidas de líquenes que arraigan
en la verdina nueva,
sobre la fosca capa
que el otoño les teje con su aguja
y su dedal de plata.
Cuando ya el cielo luce,
aún las tejas guardan la borrasca,
pardales de los cielos
con las alas mojadas.


Comentarios