Unidad de la lluvia




Turner, "Lluvia, vapor y velocidad"


UNIDAD DE LA LLUVIA

Las gotas
que antes de despegar esta mañana
le daban brillo a Londres
bajo la oscuridad
son las que, ahora, 
llenan este charco en Sevilla
bruñido y tenebroso,
ya aterrizado.

Un cielo se refleja en otro suelo
con la expansión del agua que no sabe
dónde acaba su piel, esa húmeda amante 
de las hojas caídas y las canciones tristes
con letras en que el agua corre y besa
sueños y cienos:

la unidad de la lluvia,
un inmenso paraguas que nos cubre
con su líquido léxico que lame,
no importan las provincias de su nombre,
el corazón unánime del agua,
las raíces unánimes del agua,
sangre y savia del mundo.

Comentarios