De lo mejor del año





No querría que pasara el 2018 sin dejar constancia aquí de uno de los libros mejores de poesía que se han publicado en España este año. Es cierto que no se trata de un novedad en sentido estricto, pues el mismo título ha abrazado diferentes estadios de una obra en marcha a lo largo de varias décadas. Como su admirado Cernuda, que agrupó su obra poética bajo el epígrafe genérico de La Realidad y el Deseo, Eloy Sánchez Rosillo ha reunido la suya bajo la leyenda Las cosas como fueron. En su más reciente encarnación cubre los años 1974-2017 e incorpora sus diez libros publicados hasta la fecha, más algunos poemas inéditos compuestos desde la edición de Quién lo diría, que llegaba hasta 2014. Previamente vinieron Maneras de estar solo, Páginas de un diario, Elegías, Autorretratos, La vida, La certeza, Oír la luz, Sueño del origen y Antes del nombre.
      Como el mismo poeta observa en la nota preliminar, se pueden distinguir dos periodos en su poesía: uno que podríamos llamar más elegíaca y otro de mayor conformidad con el mundo y más celebratoria. Ambas épocas (cinco libros una y cinco otra) han dado poemas memorables, que uno ha leído en las diferentes entregas al salir estas pero que ahora, degustados casi de un tirón, muestran intensidad concentrada y coherencia. Indispensables son "En la noche" (con ese "El sueño y la memoria no son cosas distintas: / no sé si te recuerdo o si te estoy soñando."), "Extrañeza", "Noche de luna", "Principio y fin", "Las palabras que he escrito ("Las palabras que he escrito no son mías, / aunque también a mí me pertenezcan. / Yo escuché, y dije luego / con mi voz y a mi modo lo que oí. / Qué raro patrimonio. / Al fin y al cabo, soy / un indigente rico, un rico pobre."), "El viaje", "Mirar" y "Oír la luz". Pero estas son solo algunas de las maravillas que guarda el volumen. La poesía de Rosillo es honda y melódica, reflexiva y con sobresaliente dominio de la arquitectura de versos, ritmos y pensamientos.
     Como el año que se acaba, en consonancia con él, dejo aquí, ya para finalizar, este poema de Elegías, que me parece un buen colofón de esta relectura, que es al mismo tiempo recomendación, de la poesía completa de Eloy Sánchez Rosillo:

DICIEMBRE

Se acaba el año y casi nada hice
de lo que en este tiempo, vagamente,
me había propuesto hacer. Pero escribí
unos cuantos poemas.
                                                (Sé sincero
y di que lo demás no te importaba.)





Comentarios