Librerías




Nos gusta entrar en las librerías aunque sea para ver ejemplares que no vamos a comprar. Pero echamos de menos que, como tarjetas de teléfono o bonos de transporte que expiden los quioscos, vendan también recargas de tiempo para poder leer todo cuanto nos apetecería.

Comentarios