Dos pinceladas


El político habla en negrita, el ciudadano en letra redonda, los amantes en cursiva, pero solo ellos se leen mutuamente -se escuchan- en lengua ininteligible para los demás.

*

Quien odia exclama. Quien obra desapasionadamente afirma o niega. Los amantes preguntan, se interrogan.

Comentarios