Una mirada a la pintura



El Coto desde Sanlúcar, Carmen Laffón


No es infrecuente que los poetas se fijen en la obra de los pintores. En la Generación del 27, por ejemplo, está el muy conocido libro A la pintura de Alberti, pero también los poemas de Cernuda sobre un cuadro de Tiziano u otro de El Greco. No me extiendo porque los ejemplos abundan. 
     Efi Cubero es una poeta de Granja de Torrehermosa (Badajoz) que tras vivir muchos años en Barcelona, donde estudió además de literatura historia del arte, ha regresado a su localidad natal. Autora de magníficos versos, es en prosa como ha escrito su reciente Esencia, publicado en la colección Levante de la Isla de Siltolá, editorial que cumple ahora los diez años. Cubero ilumina lienzos de Picasso, Dalí, Velázquez, Gauguin, Monet, Turner, Pollock o Ai Weiwei, pero también de otros no tan conocidos.
    Escribir de pintura no es fácil: requiere precisión en el empleo del lenguaje, dar con la palabra justa que exprese la materialidad de lo visto, pero también su esencia, como sugiere el título; es decir, hace falta sensibilidad de poeta capaz de emplear bien la paleta de las palabras. Ella lo hace a la perfección. "El arte debe ser como ese espejo / que nos devuelve nuestra propia cara", escribió Borges en "Arte poética", una de las composiciones de El hacedor. De muy diferente forma los artistas nos recuerdan que también nosotros tenemos diferentes rostros.



    Sobre Carmen Laffón siluetea este retrato: "Situada muchas veces en su observatorio de silencios, el mundo se ensancha a la medida de su espíritu y de sus ojos, con sus constelaciones en las noches de azul ultramarino, sus ásperos áridos y desérticos, la jugosa sensualidad de los atardeceres, fondos de mar y río que se abrazan en olas, aves de variados plumajes que pierden norte y seña para volver al sur, vides que contienen el aroma dulce de la transparencia, lo dorado del sol cuando se marcha, su rojiza viveza cuando vuelve, la gracia de la sal centelleante en blancos trabajados y esa mirada de entrenamiento y gusto que alcanza el objetivo de su propios enclaves".
    Efi Cubero es ella misma, como dice de uno de estos artistas, "la mente que rescata, la mirada que sueña, indivisiblemente".

Comentarios

siroco-encuentrosyamistad ha dicho que…
Espléndida entrada amigo Antonio. Pintura y poesía no han de ser excluyentes, es más, como dices, tenemos variados ejemplos de ello.
Antonio Rivero Taravillo ha dicho que…
Muchas gracias, y mis disculpas por el retraso en publicar el comentario y mi respuesta. Entro ahora menos en el blog y, por supuesto, tengo habilitada la aceptación de comentarios para evitar timadores y energúmenos. Un abrazo.