En la laguna de Walden

Con Thoreau

Naturaleza:
el horror a lo oscuro
en uno mismo.

Dejo el camino.
El miedo a descubrirme
me sale al paso.

Cabaña y bosque.
La senda que se pierde
y no me encuentra.

Entre los árboles
no duran más las huellas
que en la laguna.

Setas mordidas.
Me acechan los fantasmas.
¿Envenenados?

La ardilla cruza
borrando con su cola
el verso. Callo.

Comentarios

Karl ha dicho que…
Precioso. Y la última estrofa, a modo de conclusión, que cierra el poema de forma que acaba con el planteamiento humano y empieza con el planteamiento natural, el simple silencio.

Ojalá tuviéramos todos un Walden en el que perder nuestra mirada.