Premios Nacionales: ná de ná.



Seguramente serán suspicacias mías, pero el hecho de que este año aún no se hayan convocado los Premios Nacionales, incluidos los de Literatura (ya sabéis, Poesía, Narrativa, a la Mejor Traducción, etc.), me hace temer lo peor para esos colegas, siempre otros, con los que uno se congratulaba o de los que decía -somos una legión de envidiosos, ya se sabe- "Pues no es para tanto". Antaño se pregonaban en el BOE en el mes de las flores, que por mayo era por mayo. Pues, bien, ya estamos en julio, y nada. Siendo los fallos en el otoño, ya vamos tarde, parece.
Y es que los escritores y traductores también tienen derecho a contribuir con su generoso sacrificio al rescate de los bancos. Propongo el cambio de nombre de los galardones. Deberían llamarse a partir de ahora Premios Ezra Pound a la Usura. O Premios Quevedo Poderoso Caballero. Aunque la suma de los importes suprimidos no es gran cosa, qué bonito gesto, qué galano desprendimiento el de los literatos. Filantropía creativa, mismamente.

Comentarios

pedrete ha dicho que…
En la línea de proponer nuevas denominaciones adaptadas a los tiempos que corren, quizá no fuera mala idea que los Departamentos de Cultura de los distintos organismos públicos y privados cambiasen tan pomposa (y generalmente inexacta) denominación por la de Departamentos de Dame Argo -y con indumentos a juego, a poder ser.