Una metralleta en la barriga



El Mundo incluye ahora en su página web las columnas. Aquí la mía de ayer (con mis disculpas por la pérdida de las cursivas).

Comentarios