En la tumba de un joven



                       Sobre una anotación de lord Byron


La intacta dentadura
ajena a la piorrea y que la caries
ha dejado de lado. Los cabellos
que ofrecen resistencia a la calvicie
que asoló a sus amigos: el cortejo 
tan lento a su sepelio y tan veloz
a la vejez. Esa columna
recta que los años no retuercen
que aun tendida está en pie
plantando cara a la encorvada sombra
que proyectara un sol inapelable,
y ya vencido.

Si no todo consigue la evasión,
hay cosas que muriendo sobreviven
huyendo de la edad y sobre el polvo. 

Tan solo lo que escapa se conserva.

Comentarios