Caracol








 CARACOL

I

Soy un laberinto 
del que escapo internándome 
fuera de mí, 

voy construyendo el seto 
que me limita 
y me da alas:

le presto mis raíces
y él a mí su sombra,

en la que arraigo, 
en las que se oscurece.

II

Sigue bailando el trompo:
solo se detendrá
cuando me pare.

Va girando mi concha, se levanta
hacia el conocimiento;

cada vuelta también
me conduce a la introspección,

me reconduce
para saber menos de mí.

III

Este clave enrollado lleva
el enchufe al enchufe,

un hilo desplegado 
hacia sí mismo
en viaje que va
de la luz a la noche,
las tinieblas al día

y comunica
el agua de la presa hidroeléctrica
al agua que bulle en la tetera,

y quema
cuando hace más frío.

IV

Un hilo que devana
el huso que lo abraza y amoroso
se aleja de él;

el vestido que teje al separarse
y su intemperie 
en que cobija
ese refugio al raso del que es techo
el suelo que sostiene su cabeza.

V

Una borrasca, un ciclón,
centrípeto, centrífugo,
una galaxia,

muy lentamente avanzo 
y me repliego.

Yo soy mi casa
que medra y mengua;

soy mi desahucio,
y esta baba que dejo, mi escritura.







Comentarios