Tragedia



La tragedia del artista es que lo que la sociedad espera de él 
-excelencia, distinción, lo extraordinario- llega a lejarlo de los usos comunes y lo hace extravagante. Los normales, y es lógico, no pueden tolerarlo. Pero el artista verdadero no se queja ni pavonea de ello. Lo asume. 

Comentarios