viernes, 19 de junio de 2009

El último de la fiesta



Utilizando el título de un poemario de Carlos Marzal, anoche, entre los cientos de personas que asistieron a la celebración del 40 Aniversario de Tusquets, me sentí eso, el último de la fiesta, el último mono, rodeado de poetas como Eloy Sánchez Rosillo, Vicente Gallego, Antonio Colinas, Luis García Montero, Chantal Maillard o el propio Carlos; de editores como Jaume Vallcorba o Jorge Herralde; de novelistas como Almudena Grandes, Semprún, Marsé... No intentaré ni siquiera una nómina de asistentes porque ésta sería, fue, es, abrumadora. 
Memorable noche en la que conocí en persona al amabilísimo Fernando Valls, con quien estuve charlando un buen rato, o al encantador Francisco Brines, con quien nunca había hablado hasta la fecha (si es que no es diálogo la lectura sostenida de un gran poeta). Esta mañana estoy ronco, precisamente de hablar con él un largo rato, mientras se licuaba el hielo de los gin-tonics y capeábamos los decibelios del fin de fiesta en la discoteca Luz de Gas.
Enhorabuena a Tusquets, a las personas que están detrás de esa aventura editorial: Beatriz y Toni, Juan, Josep Maria, Ana, Natalia, Delia... Y qué alegría compartir velada con mis niñas de Edere, Lucía y Nuria, las responsables de la promoción de autores de la editorial en estas tierras del sur a cuyo calor, ay, ya he regresado como un Ceniciento al que la carroza, bajo este sol abrasador y vuelto a la rutina, se le ha convertido en calabaza. 

 

2 comentarios:

Fernando Valls dijo...

Gracias, Antonio. Me gustó que pudiéramos compartir la charla y la cena, en un ambiente tan grato.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Suerte la tuya, querido Antonio. Aparte de muchos a cuya sombra mejor es no arrimarse, sin duda habría otros con quienes conversar es un placer y un aprendizaje. Un abrazo.