lunes, 21 de marzo de 2011

En el Día Mundial de la Poesía



Anoche, en la residencia del embajador de Irlanda, la velada tuvo un aroma literario. También lo ha tenido de algún modo el almuerzo ofrecido hoy por los reyes de España, transmutado don Juan Carlos en ard-rí, rey supremo de la isla, aunque sólo sea por un -glorioso- día en la tierra en la que se refugiaron los O'Neill y los O'Donnell. Pero vamos por orden: primero, la cena.
El embajador, Justin Harman, y su esposa Carmen Casey, quisieron agasajar a la presidenta y sus invitados con un menú con vínculos literarios, y escogieron para ello pasajes de Cervantes y Swift, con versos de Heaney y un homenaje a Joyce. Entre la docena larga de asistentes estaba el actor y director teatral Denis Rafter, y el biógrafo de Federico García Lorca, Ian Gibson. En una mesa de café, frente a botellas de buenos whiskeys de la tierra, un ejemplar de la Poesía reunida de W. B. Yeats.
Hoy en su discurso, el rey ha citado a Mangan y su "My Dark Rosaleen", y a Heaney en un verso suelto. Hemos vuelto a departir con Gibson, evocando a Antonio Machado y el palacio de las Dueñas de Sevilla. Hemos tramado con Rafter, que mañana sale para Almería a recitar a Shakespeare, alguna actividad que espero compartir aquí en fecha no muy lejana. Y de la poesía pasemos a la música: hay cosas que emocionan, por ejemplo haber charlado hace un rato de Derek Bell, el difunto arpista de los Chieftains, con alguien que tantas veces compartió escenario con ellos, Carlos Núñez, que va a tocar dentro de un rato junto a músicos irlandeses en el Círculo de Bellas Artes. O haber recordado también con Núñez hoy, y con la esposa de Rafter anoche, los orígenes del espectáculo Riverdance, que como Antonio Machado surgió "donde madura el limonero": ante el éxito de la Seville Suite compuesta para la Expo '92, cuyo pabellón irlandés comisionaba Rafter, Bill Whelan puso en marcha el exitosísimo e imitado Riverdance, cuya primera bailarina, Jean Butler, dejó los ictus de sus zapatos de baile como un poema que no ncesitaba traducción en el Teatro de la Maestranza hace diecinueve años.
Tierra de poetas y de santos, Irlanda. Y escribiendo de esto, se me ha ido precisamente el santo al cielo. Corro a ocupar mi butaca frente a las gaitas y los violines.




No hay comentarios: