domingo, 10 de julio de 2011

El misterio de Emily Dickinson



Huidiza, escondida, oculta, maestra en el "arte de la fuga", Emily Dickinson aún nos sigue cautivando con su misterio. Al término de su recoleta vida dejó muchos centenares de poemas inéditos que la sitúan, ahora que la gloria sólo alcanza a su espíritu, entre los más altos poetas de Norteamérica.
Prefería la relación epistolar al contacto humano, que rehuía, y desde que tuvo veintitantos años buscó el apartamiento y apenas salió de la casa familiar, en Amherst (Massachusetts). Una vez dejó de hacer una visita prometida a sus primas porque le daba miedo la oscuridad, como confesó en la nota autoexculpatoria que les envió después. Se escondía de las visitas y se recluía en su habitación, si no era que mantenía conversaciones desde otra estancia o desde lo alto de las escaleras, velando su imagen como un fantasma, y como un espectro asistió al funeral que por su padre se celebraba abajo en el salón (permaneció en su cuarto, con la puerta entornada, allá en la olímpica -que imaginamos nebulosa, como una cumbre- primera planta).
En un reciente libro, Lives like Loaded Guns: Emily Dickinson and her Family Feuds, Lyndall Gordon sugiere que esta vida retirada pudo haberla llevado a imitación de la joven Elizabeth Barrett Browning, antes de casar ésta con el autor de Sordello. También argumenta que pudo haber sido, más que algo voluntario, un intento por ocultar ataques epilépticos.
Siguen abiertas las especulaciones, pero tenemos, si no la clave, un raro privilegio al contemplar su daguerrotipo: podemos verla más, y mejor, que casi cualquiera de sus contemporáneos.
No deja de sorprenderme la coincidencia: Emily Dickinson entró en el Mount Holyoke Female Seminary, el colegio de señoritas de South Hadley que luego sería el Mount Holyoke College, exactamente un siglo antes de que lo hiciera en 1947, él no como estudiante sino para enseñar, a regañadientes, otro poeta huidizo y que también se escondía de las visitas. Me estoy refiriendo, naturalmente, a Luis Cernuda.




No hay comentarios: