miércoles, 2 de noviembre de 2011

Cantigas y cárceles


"Estas lentas palabras tienen algo / del lento sol que por las tardes últimas / de septiembre se desvanece en plata", escribe Juan Manuel Macías en el último poema de este libro, "En Romance". Y tiene toda la razón. Cantigas y cárceles posee un ritmo nimbado de crepúsculo, y una reivindicación de la rima, artificio antiguo que aquí, más que modernista, es muy moderno, como no es usual encontrar últimamente. Es un libro muy hermoso, que recoge la lección de Gerardo Diego que se ofrece en la cita inicial: "Yo no sé hacer sonetos sino amando". Y con amor y dominio técnico Macías nos da un ramillete que debería ser leído por todos aquellos que sean incrédulos ante el poder de las afinidades sonoras, de las pautas acentuales, de la música del verso. En "Una rima", el primer poema, escribe: "Una rima es un péndulo muy serio, / arco iris con billete de ida y vuelta / de tus párpados al centro del misterio."

2 comentarios:

José Luis Garrido dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Manuel Macías dijo...

Muchas gracias, Antonio.
Un abrazo.