sábado, 3 de agosto de 2013

La ilusión y el ensueño

El joven José María Izquierdo (el segundo de la primera fila)



Pedro José Sánchez Gómez es contable, y algo ha de saber del milagro evangélico de la multiplicación de los panes y los peces, pues él mismo vive a pan y agua; quiero decir que se gana aquel con esta o, lo que es igual, que trabaja en EMASESA. Con la minuciosidad con que repasa las hojas de cálculo husmea, registra en la cercana Hemeroteca Municipal. No sé si en el camino de una a otra se detendrá en El Rinconcillo o en El Tremendo pero probablemente, a tenor de la ingente obra de investigación publicada, no tendrá tiempo de ser infiel al incoloro H2O con una cerveza canirrubia o un colorado coronel.
Aunque el edificio de la calle Escuelas Pías donde labora forma parte de ese catálogo que los sevillanos derribarían (o eso nos dijo Juan Miguel Vega en estas mismas páginas), tras la desfachatez de su fachada el inmueble conduce a hermosos patios y zonas nobles que pertenecieron al Colegio Calasancio Hispalense, que cualquier sevillano puede visitar si accede al Centro de Documentación del Agua, antiguo refectorio y hoy coquetísima biblioteca. La del Ateneo, del que fue insigne miembro, la usó asiduamente el escritor al que Sánchez Gómez ha dedicado más tiempo y gozoso esfuerzo, José María Izquierdo, quien fue además antiguo alumno del colegio desaparecido cuya memoria supo reconstruir Ismael Yebra en uno de sus libros.
Otro discípulo de los Escolapios, Luis Cernuda, nunca olvidó el ejemplo de Izquierdo, a quien nombra en la estampa que le dedica en Ocnos (cosa rara es que tal hiciera en esa obra maestra de la elipsis). Habla allí de su “error de amor”. Y asevera: “Su amor por la poesía, por la música, ¿cómo podía conllevar aquellas gentes que lo rodeaban? Con menos talento y cultura, con inferiores cualidades espirituales, otros le han oscurecido ante el público español.”
La ilusión y el ensueño es el título del primer volumen de la biografía del autor de Divagando por la ciudad de la Gracia, de cuya publicación en una imprenta de la calle San Eloy se cumplirá el año que viene un siglo. Este tomo de la biografía llega hasta 1916, e incluye multitud de fotografías y reproducciones facsimilares, así como una generosa representación de los artículos de Izquierdo.
       Pero el milagro es que ni pan, ni agua. Si no de, para lo que vive el erudito Sánchez Gómez es para la pesquisa, el dato, en una suerte de inmolación propia para que vivan otros, como los músicos sevillanos Manuel Castillo y Joaquín Turina, a quienes también ha dedicado pormenorizados estudios como el presente.

(Publicado en El Mundo, edición de Sevilla, el 2-8-13)

No hay comentarios: