jueves, 26 de septiembre de 2013

R. S. Thomas, poeta catalán




Dos magníficos poetas, una escocesa y el otro catalán, han publicado hace pocos meses una antología de R. S Thomas, el gran poeta galés, traduciéndolo a una de nuestras lenguas peninsulares. Anna Crowe y Joan Margarit lo han vertido a la lengua de Vinyoli, Martí i Pol o Espriu bajo el título No hi ha treva per a les fúries, "No hay tregua para las furias." En la introducción se resalta la singular condición de Thomas, que siempre reivindicó la lengua galesa aunque se sintió incapaz de componer poesía en ella, y llevando el agua a su molino el gran poeta que es Margarit establece en su ensayo "R. S. Thomas: misticisme i nacionalisme" coincidencias con la situación lingüística en Cataluña. Pero curiosamente, el libro de la editorial Proa no ha recibido ninguna ayuda de la Generalidad catalana, sino, como se especifica en la página 6, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España. Dejo aquí en cualquier caso los posibles debates sobre la situación de la región (nación para otros) y me ciño a lo que aquí importa, la poesía, que la hay mucha y excelente en el volumen que nos ocupa.
     Clérigo propenso a la metafísica y que no desdeña el amor humano, Thomas nació justo hace ahora un siglo, y su obra está considerada como una de las más importantes de la Gran Bretaña de la segunda mitad del siglo XX. Es un poeta poderoso, que conoce bien no solo las tradiciones de sus dos lenguas (el galés hablado y el inglés escrito), sino sus instintos, sus mecanismos secretos. Así tiene a veces versos aliterativos que siguen la estela anglosajona y la galesa medieval como este "Bread is broken at dusk and dawn", el cual me trae un aroma como del siglo IX que los traductores han preferido, con todo, no recrear.
     La intensidad es muy alta en no pocos poemas, como este que reproduzco primero en el original inglés y seguidamente traducido al catalán.

GIFTS

From my father my strong heart,

My weak stomach.
From my mother the fear.

From my sad country the shame.


To my wife all I have

Saving only the love
That is not mine to give.

To my one son the hunger.



REGALS

Del meu pare, el cor fort,

l'estómac dèbil.
De la mare, la por.

Del meu trist país, la vergonya.


Per a la meva dona, tot el que posseeixo

llevat de l'amor,
que no és meu per donar-lo.

Per al meu únic fill, la fam.



Una buena muestra de la poesía amorosa de Thomas es "The Way of It", cuya primera estrofa dice:

With her fingers she turns paint
into flowers, with her body
flowers into a remembrance
of herself. She is at work
always, mending the garment
of our marriage, foraging
like a bird for something
for us to eat. If there are thorns
in my life, it is she who
will press her breast to them and sing.

"És així", su equivalente, comienza:

Amb els seus dits
ella transforma la pintura en flors,
amb el seu cos les flors
en un record d'ella mateixa.
Treballa sempre apedaçant la peça
del nostre matrimoni,
furgant com un ocell
que busca alguna cosa per manjar.
I si hi ha espines en la meva vida,
se les clavarà al pit i cantarà.


     Qué hermosa la imagen del santiamén que dura décadas en esa prueba de amor conyugal que es "Marriage", donde tras recordar cómo el poeta conoció a su esposa hace cincuenta años ofrece estos cuatro versos que son casi una cuarteta zen:

She was young;
     I kissed with my eyes
closed and opened
     them on her wrinkles.


Ella era jove:
     la vaig besar
tancant els ulls,
     quan vaig obrir-los
tenia arrugues.



     En un poeta longevo como lo fue Thomas, el paso del tiempo es tema que cobra un especial significado. Uno no puede sino recomendar ante su serenidad y belleza el poema "Countering", con su magnífico epifonema:

(...) for we have
no business here other than
to disprove certainties the clock knows.


(...) ja que aquí
no hi tenim res a fer,
sols refutar certeses que el rellotge coneix.


     Lo mismo podría decirse de "Time", en estos versos en que el objeto directo es precisamente el tiempo:

Young, our hobby was assassinating it.
Old we pray for its recuperation.


De joves, el hobby era assassinar-lo.
De vells, preguem per la seva recuperació.



     También tiene versos memorables sobre la poesía y el arte, como estos de "Return":

(...) Art
is not life. It is not the river

carrying us away, but the motionless

image of iself on a fast-
running surface wirh which life
tries constantly to keep up.


L'art no és la vida.

Ni tampoc el riu que se'ns endú,

sinó una imatge immòbil d'ell mateix sobre una superfície
que corre molt de pressa i amb la qual, constantment,
la vida intenta mantenir-se al pas.


     También a veces le asalta la duda religiosa, como a Unamuno. En "A life" se confiesa: 

(...) Doubtful 
of God, too pusillanimous
to deny him.


(...) Ple de dubtes de Déu
i massa pusil·lànime per negar-lo.



    Las versiones de Crowe y Margarit son rítmicas y precisas. Se unen a las ya publicadas en castellano por Manuel Ruiz Albarracín en la editorial Trea (2008).

2 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Magníficos poemas. Qué mala suerte que el catalán no se enseñe en todos los colegios de España. Es una lengua maravillosa, tan española como el castellano, y si se hubiera enseñado en el colegio a todos los niños españoles (como debe ser), ahora no sufriríamos el mesianismo iluminado de Artur Mas.

Anónimo dijo...

¿Y el gallego y el euskera también? ¿Y si no, por qué no? ¿Y el asturiano (que tiene ahora mismo, por ejemplo, una literatura bien floreciente), o la fabla aragonesa, o el aranés...? ¿O es que no son, igualmente, lenguas españolas? Y alguna extranjera convendría aprender, ¿no? ¿El inglés, por ejemplo? ¿Y no van a ser un poco demasiado? ¿No sería mejor que cada uno aprenda lo que quiera o pueda? (Y, por cierto, ¿también deberían en todos los colegios catalanes enseñar dichas lenguas: gallego, euskera, etcétera? Y si no, ¿por qué esa discriminación (o ese privilegio)?