lunes, 7 de abril de 2014

"También yo soy intraducible"



O al menos eso es lo que dice Walt Whitman en el poema 52 del Song of Myself. Hoy llega a librerías -traduttore, traditore que trata de contradecirlo- en mi versión. Nórdica, la editorial, ha preparado este exquisito aperitivo que, solo ya por sus ilustraciones, por no hablar de la banda sonora, merece los dos minutos y pico de deleitosa atención.

No hay comentarios: