jueves, 19 de octubre de 2017

Un poema



CEMENTERIO DE LEBRIJA

No se adentra en la tierra, se levanta
lo mismo que un ciprés entre los otros
que asienta sobre sí, serios, callados,
y los achaparrados olivares,
sus oraciones verdes y sencillas.
Necrópolis alzada, tumba inversa
excavada en el aire. Por la cuesta
se asciende a lo que baja. Menos muertos
serán quienes superan a los vivos
y más cerca del cielo los otean
señalando el camino de los pájaros,

a la altura del sol y de la brisa.

3 comentarios:

Juan José Tejero dijo...

Hermoso poema para un hermoso cementerio, Antonio. Allí arriba, con tanto cielo y horizonte, las despedidas duelen algo menos. Saludos de un lebrijano.

SUSANA BENET dijo...

Un placer leer tu poema. Besos

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias. Abrazos.