Libro de la Confusión



Leo Libro de la Confusión, la última colección de poemas del impar Francisco Ferrer Lerín. De nuevo el lenguaje irracional, de asociaciones libres, paródico de formas solemnes a menudo, distinto a casi todo. Difuminadas las fronteras entre la clarividencia y la locura (hay un poema titulado "Demenciándome"), el libro -el Libro- es un ejercicio de libertad absoluta. Perteneciente por edad a la generación de los Novísimos, aunque ausente de la antología de Castellet, Ferrer Lerín es un poeta importante de aquella época y, largo silencio mediante hasta que empezó a publicar otra vez, de la nuestra.
     ¿Es el tipo de poesía que más me gusta? No. Prefiero la que produce emociones más inmediatas y con un sistema de referencias menos errático o caprichoso. Pero en leer lo que no es como nosotros somos o querríamos ser radica la única posibilidad de crecimiento; por otra parte, de la alteridad, que es sinónimo oblicuo de la enajenación, también se aprende.
     Ferrer Lerín reúne elementos -no hablo de influencias- de cierto surrealismo de la escuela barcelonesa (con Garcés y Cirlot) pasado por Labordeta y, de entre sus contemporáneos, en Leopoldo María Panero antes de decaer. Hay un poema de este libro que me ha gustado especialmente por su capacidad de de aunar lo onírico y visionario con el pulso del sentimiento: es "Dejas atrás", con su final que turba, especialmente viniendo de alguien que tanto utiliza máscaras, rictus, deformaciones que modifican la voz y la hacen ser graznido u otras onomatopeyas de su muy sabida ornitología.




Comentarios