sábado, 3 de octubre de 2009

¡Que viva México!




Tijuana, Nuevo Laredo, Río Bravo, Monterrey, San Luis Potosí, Oaxaca, Acapulco, Guadalajara, Guanajuato, Garza García, Cuernavaca, Minatitlán…

 Es curioso: escribe uno un poema sobre el que fue el colegio en que estudió sus primeras letras y por llamarse éste Virgen de Guadalupe le llueven en el blog visitas de internautas mexicanos.

Lo cual, aparte del equívoco, es emocionante y hermoso. Mi madre nació en la Ciudad de México y en mi casa, siendo yo niño, y en las de sus hermanas, mis tías, siempre había presidiendo la entrada, en Sevilla o Madrid, un cuadro con la imagen de la patrona de México.

 La Virgen me ha traído esta semana, como regalo transatlántico y celeste, la magia de esos nombres que en el mapa del blog marcan los lugares desde donde alguien ha accedido a “Fuego con nieve”.

 Acapetahua, Nezahualcóyotl, Ciudad Hidalgo, Morelia, Colima, Veracruz…

3 comentarios:

Victor A. Bueno M. dijo...

y voces caribes como "maracay"

Anónimo dijo...

La imagen y el culto de la Virgen de Guadalupe tienen una historia curiosa. Parece ser que todo fue una historia fraguada por algunos obispos para sustituir las idolatrías paganas por el culto cristiano. La historia del indio Juan Diego es más que dudosa. Más adelante, los marianólogos y parapsicólogos llegaron al delirio al afirmar que, ampliando los ojos de la imagen, son visibles las figuras de Juan Diego y otros personajes religiosos. Las fotos andan por internet.
En cualquier caso, y con todos los respetos para los creyentes, la marianología es fascinante como fenómeno. Siento haberme desviado del tema.
Un abrazo:
JLP

sergio astorga dijo...

Antonio, hablando de revelaciones y apariciones -que fue la conquista sino una riqueza de sincretismos, violentos unos, sublimes los otros- esta confesión de tu relación filial me conmueve de buena forma.

Por algo traduces, revelas los signos con otros signos.

Un abrazo desde New México, que es otro México extraviado.
Sergio Astorga