martes, 31 de marzo de 2009

New Kids on the Blog

El rollo que no cesa. Cada vez más enfermos de blogomanía. Supongo que pronto con ganas desengancharse, como uno mismo. Mientras tanto, viva el entusiasmo, enhorabuena. Hace ya algunas semanas que abrió la persiana Café Arcadia, de José Luis García Martín, con cronicas viajeras y artículos del poeta y crítico. Y este domingo pasado hemos descubierto en lo que es la otra parte del mundo según Fernando Villalón (uno escribe en Sevilla), los flamantes blogs de Juan Carlos Palma y de Felipe Benítez Reyes. El aviso con que este último anuncia el suyo a los amigos, todo un ejemplo de su chispeante ingenio, es "Hola, he abierto -a mis años- un blog, en el que cuelgo cosas, como los justicieros en el antiguo y lejano Oeste." Por nuestra parte, ya le hemos echado el lazo, digo, el enlace.

domingo, 29 de marzo de 2009

Cuchulain de Muirthmne



Ser editor tiene esto: hacer realidad sueños, ajenos y propios. Hace tiempo que pensaba que había que recuperar la recopilación de relatos sobre los héroes del Ulster que había hecho Lady Gregory cuando despuntaba el siglo XX. Ahora salen en Paréntesis. En la web de la editorial se puede leer el prólogo que Yeats escribiera para este libro (aparece primero la cubierta, y se baja a su texto con el cursor). No son las de Lady Gregory las versiones más fieles o filológicas, pero sí quizá las más hermosas.

sábado, 28 de marzo de 2009

Una versión para el siglo XXI




Recupero aquí unas líneas sobre mi traducción de los Sonetos de Shakespeare, en las que trato del asunto de la rima, sobre el que me preguntaba en un comentario Juan Antonio González Romano:


Parece que hace cuatrocientos años de todo: también hace cuatro siglos, Shakespeare escribió estos sonetos de amor, publicados en 1609. Constantemente se plantea la posición de su autor en el canon literario, pero más allá de prelaturas en el escalafón estos poemas ocupan un lugar doblemente privilegiado en el corazón de los lectores de poesía. De un lado, el placer estético: conceptos, ideas, emociones, expresados de manera insuperable, nada marmórea, juguetona a veces, irónica. De otro, al experimentar esto, el lector se siente cómplice y copartícipe de aquello que declara Shakespeare en algunos sonetos: la perdurabilidad de la belleza del ser amado en los versos, cosa que consigue plenamente.
En Shakespeare, el contenido de los sonetos es tan rico como el de su dramaturgia: admiración, amor, celos, enredos, deslealtades, pasión, sensualidad, cambios de ánimo. Y si en las obras de teatro aparece con profusión el verso, en los sonetos alcanza el total protagonismo, desembocando en un dístico final casi siempre memorable. Para añadir matices, el destinatario de la mayor parte de los poemas es un joven, y de otros una mujer que se interpone entre el muchacho y el poeta. La diferencia de edad y el Tiempo, con mayúsculas, son el telón de fondo.
Era por eso un reto traducir de manera poética lo que es poesía. Comencé a verterlos hace más de veinte años, cuando aún era estudiante de Filología Inglesa: primero un par, luego otros salteados, así hasta disponer de un número considerable y pensar en la traducción de toda la serie.
No era en absoluto un terreno virgen el de los sonetos shakespeareanos: varias traducciones completas de, entre otros, Luis Astrana Marín, Agustín García Calvo, Carlos Pujol, además de la parcial de Manuel Mujica Láinez, preceden a ésta. Curiosamente, aunque incompleta, la del escritor argentino es la que siempre he reputado más cercana no sólo al texto original, que esto han de procurarlo todas, y todas más o menos lo consiguen, sino también la más cercana en dicción y sensibilidad al lector moderno.
Pero aquella traducción no aportaba ni siquiera un tercio de los poemas, así que coincidiendo con ella en que sólo hay un método satisfactorio para una versión poética en español de los sonetos de Shakespeare -su traslación en endecasílabo blanco- me puse manos a la obra, aportando mi personal lectura y, como dije, traduciendo de nueva planta los 154 sonetos.
Desde luego no ha sido tarea fácil: he tenido que condensar, quintaesenciar versos cuyo contenido léxico superaba a veces la extensión de un endecasílabo, pero en general el paso de una lengua a otra ha sido extraordinariamente fluido. Por supuesto, he rehuido la rima, que es algo que no necesita un lector contemporáneo, pero no el ritmo, que es consustancial a estos poemas. Otras soluciones diferentes al endecasílabo, adoptadas por otros traductores, privan al verso de lo que es su música característica. Como un botón de muestra de este ritmo, escogido al azar, el comienzo del XLIV: “Si mi carne igualara al pensamiento, / jamás me detendría la distancia; / a pesar del espacio llegaría / de límites remotos a tu lado.”
La edición es bilingüe, para que se vea que no hay trampa ni cartón. Los principales retos han sido, como digo, el mantenimiento del ritmo, pero también la preservación de la riqueza de vocabulario de Shakespeare, y desde luego los dobles sentidos y juegos de palabras, de los que me ocupo someramente en la introducción. No he querido sin embargo incomodar al lector con notas, pues repito que el volumen va destinado al amante de la poesía, y no al erudito o al especialista.

viernes, 27 de marzo de 2009

La muerte en Lerici



Cuando Shelley fue incinerado

—aún veo la lámina aquella

en un libro de historia familiar—,

ardió la zarza bíblica, el ateo

fue ave fénix, poesía en alas:

arde el ahogado,

sobre las llamas se alza el humo,

en la playa tirrena, lejos,

cerca de todo cuanto quiso.


Con un libro de Keats en el bolsillo,

con su cuerpo en el seno del mar,

el poeta fue devuelto a la superficie:

regresan con la marea sus versos

en cada relectura, o en la memoria

—depurados como el cuarzo, inútiles como la arena—.

Son señales de humo que nos gritan

que irrumpe en nuestras vidas la muerte

y sólo queda, tras el fuego, el recuerdo

si acaso escapa el arte a las cenizas.


Una pira fugaz es faro, y dura,

aviso a los navegantes: la obra allí

de alguien que cantara a una alondra

y fue hermano de rayas y gaviotas.

El cálido sol, la humedad de las algas

pugnan por corromperlo,

no la tarde que avienta sus cenizas

robando gloria a su romana urna.



(Joven y romántico, escribí este poema cuando aún faltaban algunos años para que acabara el siglo pasado)


martes, 24 de marzo de 2009

Paréntesis

Este es el nombre del sello editorial que he empezado muy ilusionadamente a dirigir. Hoy lo hemos presentado en un Madrid absolutamente primaveral. La web de la editorial ya está disponible y en ella podréis ver con qué títulos arrancamos y algunos de los que se avecinan. A alguno puede que le sorprenda el título con el que se abre la colección de no ficción. Dejad a un lado los prejuicios y no os dejéis confundir: es un gran documento que, además, se lee como una apasionante novela. Palabra. De los demás, qué decir. Todos tienen su interés.

lunes, 23 de marzo de 2009

Con Shakespeare




Se descubre un nuevo retrato del bardo, y a un mes vista del 23 de abril, día en que lo recordamos, me apetece dejar aquí las dos hermosas cubiertas de mi traducción de sus Sonetos, en sendas ediciones de Renacimiento primero y más recientemente Alianza, junto con una muestra del festín poético que allí se encierra. Aquí, la crítica de Jaime Siles en ABCD cuando se publicó la primera. Y aquí uno de los sonetos, que elijo al azar:

XLIII


Mis ojos ven mejor cuando los cierro,

pues todo el día ven futilidades;

mas, durmiendo, entre sueños te contemplan,

y, brillando en lo oscuro, oscuros brillan.


Tu sombra que a las sombras ilumina,

¿cómo puede mostrar tu hermosa forma

al claro día con tu luz más clara,

si a ojos que no ven así reluce?


¿Cómo pueden mis ojos ser dichosos,

bajo la luz del día contemplándote,

cuando en la noche tu imperfecta sombra

vive el soñar de mis cerrados ojos?


El día es noche hasta que al fin te veo;

las noches, días claros al soñarte.


sábado, 21 de marzo de 2009

Haikus sin tiempo

Viene hoy a esta página un conjunto de haikus muy antiguo o muy moderno, según se mire. Lo compuse hace ya bastante años, pero el momento en que se inspira es de ahora mismo, de esta transición de las estaciones.

En esta comparecencia van dedicados a Juan Antonio González Romano, autor él mismo de excelentes ejemplares del género.


Marzo se asoma.
El día reverbera
sobre el jazmín.

Marzo se asoma:
en la hortensia descubro
sus ojos verdes.

Canta el helecho
a coro con los siglos.
Otro milenio.

Dama de noche,
tu nombre me perfuma
al invocarte.

Sol y geranios.
Copulan, amorosos,
la luz y el verde.

Esto es invierno:
la libélula muerta
en el estanque.

viernes, 20 de marzo de 2009

Para que no os enteréis por la prensa

Ya ha comenzado la cuenta atrás, amigos. El próximo martes presentaremos a la prensa, en el transcurso de un almuerzo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, un nuevo sello editorial en el que tenemos puestas muchas esperanzas. Ahora no debo entrar en más detalles. Sólo puedo decir que es empresa ambiciosa y que dará algún trabajo y espero que satisfacción a los libreros. Y que tiene no pocas novedades para autores y lectores, con una decidida apuesta por la tecnología desde el amor, que creo que uno no necesita acreditar, por los contenidos. Más aquí la semana que viene.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Veinticuatro primaveras

Las que tendrá este poema. La chica cuyo nombre incluye, descompone y multiplica, tenía algunos menos:

ISA DE SKYE
ISLA DE SKYE
ISLA DE SKY
ISLA DE CIELO
ISLE
ISLA
ISOLA
ISOLDA

ISOLA
ISA SOLA

ISOLA
IS WAVE
IS ONDA
IS CLAMOR ONDA
ESCLARMONDA
ES LAR MUNDI

*

ISA
RISA
LAUGH
LOVE

*

ISABEL
ISA ABEL
ISA AVAL
ISLA AVALON


*

BELISAMA
BELISA
ISABEL
MA ISABELLE

*

ARTEMISA
ARTENISA
ART IN ISA
A.R.T. EN ISA

lunes, 16 de marzo de 2009

Planta con libros

Escribí este poema hace unos días. Se lo dedico, con su tipografía in phantasma y su alusión céltica, a Juan Manuel Macías:


PLANTA CON LIBROS


En su elevada balda, el poto crece.

Hace días que no leo a sus vecinos.

De arte mayor, sus tallos riman

con el estante de abajo y el superior.


Trazos verdes recorren estos lomos

y guiñan al sol de la ventana.

J egos par apl za la uerte

de JU N LU S PAN RO,

Ba co in l ces

de LU S PI ENTEL.


Como cuerna de ciervos que salieran

de relatos fenianos del anaquel de al lado,

copioso y muy tupido, su verdor

busca la luz lo mismo que la página.


La biblioteca es savia.


sábado, 14 de marzo de 2009

Los blogs, esa estafa

A veces me pregunto para qué sirven los blogs, y qué futuro tienen, y la observación me indica que poseen más de un paralelismo con la estafa de Don Bernard Madoff, ese ingeniero financiero al que se le ha caído la pirámide de los inversores. Porque los blogs que ocupan un puesto más alto en el escalafón -la veteranía es aquí un grado- se nutren gracias a los ejércitos de bisoños que se aprestan a hilvanar unas frases y decorarlas con unas imágenes robadas, y algún comentario adulador, para atraer la atención sobre sí mismos; pero como el número aumenta en progresión geométrica y el universo es finito, pronto no habrá lectores para todos, y sucederá como con la poesía, que son más los que la escriben que quienes la compran. Y como en la estafa de Madoff, los intereses no dan para todos.

jueves, 12 de marzo de 2009

Yosemite



El suplemento El Viajero de El País publica este sábado este artículo mío sobre el Parque Nacional de Yosemite, en California. Lo doy aquí como primicia y con asombro de que ya esté disponible en Internet antes de la publicación en papel. De las secuoyas de las que hablo ya escribí un poema que reproduje en el blog al volver del viaje .

miércoles, 11 de marzo de 2009

Dimiten los poetas

El desaguisado cometido contra la Casa de los Poetas de Sevilla ha tenido este resultado:

Dimite en bloque el Consejo Artístico de la Casa de los Poetas, compuesto por Gamoneda, Bonald o Juan Gelman


Argumentan "los celos políticos y los intereses egoístas ajenos a la comunidad y a la cultura" de Maribel Montaño

SEVILLA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Artístico de la Casa de los Poetas --compuesto por escritores de la talla de Antonio Gamoneda, Gonzalo Rojas, Juan Gelman o José Manuel Caballero Bonald-- ha remitido una carta al alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), en la que presentan su renuncia en bloque al cargo tras la "forzada cancelación" de un proyecto "tan largamente acariciado por diversas comunidades literarias de España y de Hispanoamérica" como es esta Casa de los Poetas.

En la misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, los 15 componentes del Consejo Artístico muestran su "tristeza" por la "forzada cancelación" de este proyecto, y dicen entender la dimisión del responsable de la Casa, Francisco José Cruz, debido "al prolongado desinterés" de la delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño, para desarrollar este proyecto, "al no dotarlo de medios, infraestructura y presupuesto alguno".

En este sentido, recuerdan que, en diversos encuentros preliminares celebrados en Sevilla con el fin de divulgar el espíritu "abierto e integrador" de la Casa, alentar la convivencia entre poetas de Iberoamérica y conocer los méritos de las casas de poesía que ya existen en Colombia, Venezuela y México, "fue notable la participación del público local, que aplaudió la posibilidad de contar con un espacio donde escuchar año a año a los poetas más representativos de España y todos los países de nuestra lengua".

Tras remarcar que la poesía "siempre ha tenido un público, gente de todas las clases sociales que encuentra en ella una razón de vida y que aprecia la oportunidad de leerla y, especialmente, de escucharla en voz alta", destacan que tanto Cruz como el anterior delegado municipal de Cultura, Juan Carlos Marset, actuaron como "animadores decididos y apasionados del proyecto y nos comunicaron su deseo de que la Casa impulsara la comunicación constante entre los poetas peninsulares y americanos y entre éstos y los lectores".

Según ponen de manifiesto, así lo asentaron en los documentos fundacionales de la institución, por lo que los miembros del Consejo Artístico "acogimos con entusiasmo el mensaje y lo llevamos a nuestros distintos países de origen, como México, Perú, Argentina, Guatemala, Venezuela, Chile, Colombia y España".

"El carácter histórico y la belleza arquitectónica del Convento de Santa Clara resultaban idóneos para darle cobijo a este proyecto internacionalista, muy a la altura de la condición cosmopolita de Sevilla", según subrayan los ya ex miembros del Consejo Artístico, que dicen no entender "el repentino e inesperado anuncio" por parte de Montaño sobre el cambio de sede.

RENUNCIA IRREVOCABLE

Tras lamentar que "no se nos haya al menos informado al respecto", critican que "no son más que celos políticos lo que mueve a la señora Montaño", que "no defiende los intereses de una colectividad a la que intenta despistar con falsas razones, sino que defiende intereses egoístas, ajenos a la comunidad y a la cultura".

Por ello, y "ante estas evidencias", los miembros del Consejo Artístico de la Casa de los Poetas de Sevilla firmantes de la carta comunican al primer edil la decisión de renunciar irrevocablemente.

Los firmantes de la misiva son Antonio Gamoneda, Gonzalo Rojas, Juan Gelman --los tres, Premios Cervantes--, José Manuel Caballero Bonald, Humberto Ak'abal, María Victoria Atencia, Carlos Germán Belli, Piedad Bonnett, Antonio Deltoro, Félix Grande, Óscar Hahn, Eduardo Hurtado, Pedro Lastra, Fabio Morábito y Tomás Segovia.

Los sonetos de Heaney



El amigo Sergio Astorga nos avisa de la edición en México de una traducción de todos los sonetos de Seamus Heaney, a cargo de Pura Pérez Colomé. A falta de esa seguro que estupenda versión dejo aquí la mía del primero de los "Sonetos de Glanmore":

Unas vocales roturaron otras.
El más cálido febrero en veinte años

hoy es niebla en los surcos, una paz

vulnerable a los lejanos tractores.

Los terrones empañan nuestra senda.

Eso es vida ahora, cruzar un campo

y ver un paradigma de la tierra

en el torno. Mi padre está labrando.

Viejos arados minan los sentidos,

y una fragancia rústica me aviva

como una rosa oscura y por abrir.

Con sacos en la niebla, mis fantasmas

corren a sus puestos de primavera,

y se arremolina el grano del sueño

como inesperada nieve de Pascua.


martes, 10 de marzo de 2009

Divina Comedia (y VI)




Este es el último de los sonetos que Longfellow dedicó a Dante y que, publicados en mi antología Poe y otros cuervos (Mono Azul editora), he estado compartiendo aquí estos últimos días:

VI

¡Oh, estrella del alba y la libertad,

portador de la luz, cuyo esplendor

alumbra los oscuros Apeninos,

predecesor del día venidero!

Las voces de la ciudad y el océano,

las voces de las cumbres y los pinos

hoy repiten tu canto, y ya sus versos

son senderos para el pensar de Italia.

Ya tu llama se extiende de las cimas

a todas las naciones, y se escucha

igual que un fuerte viento; hombres devotos,

extraños a Roma, y nuevos prosélitos,

en sus propios idiomas tu voz oyen,

y si muchos se asombran muchos dudan.




lunes, 9 de marzo de 2009

Serafín Ferro



El número 79 de la revista Clarín, que acaba de publicarse, recoge mi artículo "Vida de Serafín. El alevín gallego de la Generación del 27". Es la primera de dos entregas que componen la más completa noticia de Serafín Fernández Ferro publicada hasta la fecha, en la que trato de poner en limpio lo que conocemos de esta sugestiva figura tan decisiva en la vida y obra de Luis Cernuda.

domingo, 8 de marzo de 2009

Divina Comedia (V)



V



Alzo los ojos, y arden las vidrieras

con figuras de santos que murieron,

mártires ayer, hoy glorificados.

En el gran Rosetón lucen las hojas

la victoria de Cristo; y en corros, ángeles

su esplendor multiplican, y de nuevo

Beatriz junto a Dante, no enojada,

sonríe con palabras de alabanza.

Suena el órgano, y coros invisibles

cantan letanías de paz y amor,

bendiciones del Espíritu Santo,

y en las agujas, dulces, las campanas

por cima de tejados y hacia el cielo

proclaman la elevación del Santísimo.



Longfellow, traducción de A.R.T.


viernes, 6 de marzo de 2009

Que se sepa

¿Se puede arrasar algo que aún no se ha construido? Sí: se puede destruir su sueño. Eso es lo que sucedido con la Casa de los Poetas de Sevilla. El Ayuntamiento ha hecho un homenaje sui generis a los numerosos poetas hispalenses que abandonaron la ciudad (Bécquer, Antonio y Manuel Machado, Cernuda, Rafael Montesinos) y también ha hecho que deje la ciudad el hermoso sueño de una casa dedicada a la poesía. Esa es la realidad, que se quiere paliar con engañifas. Por favor, corred la voz, que se sepa. Francisco José Cruz, con más paciencia que el santo Job, trató de que se hiciera realidad lo que a la postre ha envenenado la municipal desidia. Llevó el nombre de Sevilla y de la prometida Casa de los Poetas allí donde el idioma se dilata, a las repúblicas americanas. Y trajo a Sevilla a poetas de allí como Eugenio Montejo, Tomás Segovia, Fabio Morábito, Carlos Germán Belli, IdaVitale... Todo para nada, porque ha vencido la peor Sevilla. Que se sepa.

Aquí varios enlaces que informan sobre el despropósito: Diario de Sevilla, El Mundo o el Correo de Andalucía. Movilizaos, poetas sevillanos. Movilizaos, amantes rebeldes de la poesía.

jueves, 5 de marzo de 2009

Divina Comedia (IV)





IV

Con albo velo y ropas cual de llamas,
se alza ante ti la que llenara otrora
tu corazón con la pasión y pena
que originó tu canto y su esplendor.

Y aunque diga tu nombre con enfado,
se derriten tus hielos cual la nieve
en las cumbres; desbordados de súbito,
tus labios son sollozos de vergüenza.

Te confiesas entonces, y un reflejo,
como del alba en un oscuro bosque,
parece aumentar en tu alzada frente.

El Leteo, el Euoné –el sueño membrado
y la olvidada angustia– al fin te traen
el perfecto perdón: la paz perfecta.


Longfellow, traducción de A. R. T.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Serrano y H. G. Wells

Hablábamos ayer de Miguel Serrano, autor de una obra interesante en sus inicios y que acabó siendo monotemática y transparentemente peregrina en un título emblemático: Hitler, el último avatara. Como tantos escritores chilenos doblados de diplomáticos (Neruda, Edwards, Morla...), Serrano viajó y conoció a personalidades variopintas. Y alcanzó una notable inteligencia del hinduismo que, bajo el amparo arcano de lo ario, le llevó a desvariar sobre la relación entre el nazismo y aquella tradición milenaria.
Las runas, los vikingos, Wagner, son todas cosas de gran atractivo. También, hasta cierta edad, las armas, los uniformes, las insignias. Mentirá quien diga que nunca se ha sentido atraído por las gestas, la magia, la guerra. Ahora bien, el batiburrillo místico-político de Himmler y Rosenberg, tan sugestivamente contado en ese best-seller de hace décadas, El retorno de los brujos, es peligroso, muy peligroso. Cualquier visionario lo es. Incluso cualquier cegado por una ideología (Enrique Baltanás ha dejado recientemente unos excelentes aforismos al respecto).
Louis Ferdinand Céline revolucionó la prosa francesa. Ezra Pound, la poesía en lengua inglesa. Ambos fueron fascistas. Serrano rayó a mucha menor altura en lo literario y los superó sin embargo en su trastorno. En las próximas semanas la editorial Berenice publicará mi traducción del Experimento de autobiografía de H. G. Wells. En pocos lugares he visto tan bien expresado el problema del nazismo, como cuando en los años treinta del pasado siglo Wells escribe:

En aquellos tiempos tenía ideas sobre los arios extraordinariamente parecidas a las del señor Adolf Hitler. Cuanto más conozco acerca de él, más convencido estoy de que su mente es casi gemela de la que yo tenía en 1879 a los trece años, pero escuchada con un megáfono y puesta en práctica. No sé en qué libros adquirí mi primera noción acerca del Gran Pueblo Ario yendo de un lugar a otro por las grandes llanuras del centro de Europa, expandiéndose al este, al oeste, al norte y al sur, al tiempo que modificaba sus consonantes conforme la Ley de Grimm y desplazaba a las montañas a las razas inferiores. Pero esto formó un trasfondo pintoresco de los aburridos hechos de la Historia Antigua. Sus supremos triunfos por doquier les ajustan las cuentas a los judíos, pueblo contra el cual yo tenía una enemistad subconsciente, debido al desproporcionado protagonismo que tenía en las sagradas Escrituras. Pensaba que Abraham, Isaac, Moisés y David eran seres detestables y dignos colegas de Nuestro Padre, pero a diferencia de Hitler no albergaba ningún tipo de sentimientos hacia el judío contemporáneo. Un número considerable de los internos en la Academia de Morley eran judíos y yo no era consciente de ello. Mi mejor amigo, Sidney Bowkett, era, creo que sin él saberlo, judío; nunca surgió esa cuestión.


Es cuestión de madurez. Unas líneas más abajo escribe:

El hecho es que Adolf Hitler no es más que, hecha realidad, una de esas ensoñaciones de cuando yo tenía trece años. Toda una generación de alemanes no ha conseguido crecer.






martes, 3 de marzo de 2009

Raro entre los raros




El pasado sábado moría en Chile el escritor Miguel Serrano. Si ayer hablábamos aquí del excéntrico Alejandro Sawa, nadie más extravagante que Serrano, fascinado por lo que él llamó "hitlerismo esotérico" y encarnador de lo que Roberto Bolaño tituló La literatura nazi en América. Sobrino de Vicente Huidobro, perteneció, en expresión de Nietzsche, a "los alucinados por el Más Allá". En España, más fugazmente, esa devoción por las esvásticas mitológicas la tuvo también otro raro inclasificable, Juan Eduardo Cirlot, gran admirador de la Cábala y defensor al mismo tiempo de Rudolf Hess. Aquí las necrológicas sobre el simpar Miguel Serrano en el periódico El Mercurio de Chile y en ABC.
Próximamente comentaremos algo más de él.

lunes, 2 de marzo de 2009

Cien años sin Sawa



Se cumple hoy el primer centenario de la muerte del inefable Alejandro Sawa, ese emboscado en el temario de COU que se agazapaba, artista y artero, tras el Max Estrella de Luces de bohemia. El autor de ésta, Don Ramón María del Valle-Inclán, dijo de él que "tuvo el final de un rey de tragedia. Loco, ciego y furioso." Por su parte, Manuel Machado, refiriéndose a Sawa, escribió en El mal poema este epitafio tan manriqueño que comienza:

Jamás hombre más nacido
para el placer, fue al dolor
más derecho.
Jamás ninguno ha caído
con facha de vencedor
tan deshecho.

La editorial Nórdica ha reeditado de Sawa Iluminaciones en la sombra con prólogo de Andrés Trapiello. No volveremos al COU, ay, pero el disfrute de este libro, como la buena literatura, rejuvenece.

Divina Comedia (III)




III


Entrando, te distingo en las tinieblas

de las naves, poeta saturnino,

y trato de seguirte, fiel, el ritmo.

Llena el aire un desconocido aroma;

la hueste de los muertos te hace paso

y las velas votivas resplandecen;

como grajos en los bosques de Rávena,

aletean los ecos en las tumbas.

De los confesionarios oigo alzarse

recuerdos de tragedias olvidadas

y, abajo, los lamentos de las criptas;

y luego una voz celestial que empieza

“Aunque vuestros pecados cual la grana”

y patética acaba “tal la nieve”.



Longfellow, traducción de A.R.T.

domingo, 1 de marzo de 2009

Preferiría no hacerlo





Bueno, pues ayer presentamos en la Galería Rafael Ortiz de Sevilla los nuevos títulos de Metropolisiana, Bartleby el escribiente y Olalla. Motivo de satisfacción el reencuentro con Herman y Robert Louis y muchos más amigos que acudieron. Aquí la crónica en Diario de Sevilla.